¡Vuelve el macartismo! La criminalización del pensamiento progresista latinoamericano

25.Jun.09 :: Batalla de ideas

El dirigente chileno de la Coordinadora Continental Bolivariana (CCB) afirma que la campaña mediática de la ultraderecha pretende preparar la represión.

El Secretario General Internacional de la Coordinadora Continental Bolivariana y miembro del Comité Central del PC de Chile, Carlos Casanueva, denunció que a través de diversas campañas de manipulación internacional, los medios de comunicación social reaccionarios agreden constantemente a los integrantes de esta organización y a los líderes populares, revolucionarios y progresistas de Latinoamérica.

Casanueva, en entrevista para YVKE Mundial, aseguró que este ataque sistemático y en ascenso, perpetrado por la prensa al servicio del imperio norteamericano y europeo, y de la prensa al servicio de la oligarquía y de la derecha reaccionaria de nuestros países, es producto del alcance de las definiciones políticas y de la convergencia revolucionaria del continente.

“Esta es una organización que asusta a la derecha y al imperio. Por eso, a través de sus agencias comunicacionales, han estado tratando de satanizar y criminalizar a este proyecto revolucionario y de solidaridad internacionalista”, precisó.

Este movimiento, según Casanueva, plantea una plataforma de lucha clara antiimperialista que va en contra de los grupos “oligarcas, monopólicos y vende patrias”, en cada uno de nuestros países.

Destacó que el mismo también busca la unidad de nuestros pueblos y la lucha contra las desinformaciones, para elevar el nivel de consciencia y propiciar un accionar conjunto de liberación continental por la construcción del socialismo y la patria grande. “Sino no fueran esos los objetivos, a la prensa reaccionaria no le interesaría atacarnos”, enfatizó Casanueva.

El País y el Miami Herald, los más reaccionarios

Las manipulaciones contra la CCB han sido impulsadas desde España, a través del diario El País, pasando por el Miami Herald, en Estados Unidos y por los periódicos reaccionarios de México, República Dominicana, El Salvador, Nicaragua y Puerto Rico, detalló.

En Venezuela, explicó el luchador social, la campaña de desinformación contra la organización continental se difunde por medio del diario El Nacional. “Acción a la que también se unen El Tiempo y La semana de Colombia, el Comercio de Ecuador y Perú, y El Mercurio de Chile, junto con otros medios argentinos y uruguayos”, expresó.

Para Casanueva, esta situación no sólo afecta a los pueblos, sino que también pone en riesgo la vida de los luchadores sociales antiimperialistas, pues para él, la campaña mediática es el paso previo a la represión. “Primero son satanizados a través de estos medios y luego son encarcelados y torturados”, indicó.

Recordó que después del segundo congreso de la CCB, realizado en Quito, Ecuador, en febrero de 2008, una delegación del movimiento fue detenida, torturada y encarcelada en Perú, “sin tener ningún delito comprobable, sólo por pensar distinto”.

Comentó, además, que de igual forma se pretendió atentar contra la vida de un dirigente dominicano y la de su familia. “Cuando su esposa trató de ingresar a territorio norteamericano, mientras una destacada dirigente feminista dominicana visitaba la región, ésta fue detenida y represada por más de 9 horas por el Departamento de Estado, sólo porque su esposo pertenece a esta organización”, aseveró.

Asimismo, reseñó que en Venezuela, Amilkar Figueroa y Oscar Figeras también han sido víctimas de la persecución y el acoso de la ultraderecha. Todos estos hechos, a su juicio, fueron antecedidos por diversas campañas de manipulación mediática propiciadas a nivel internacional.

Casanueva argumentó que otra de las razones por las cuales la organización es blanco de ataques por parte de la prensa reaccionaria, ha sido el hecho de contar con la presidencia honoraria de los guerrilleros colombianos, Manuel Marulanda Vélez y Alfonso Cano.

“Por eso se ha tratado de tachar a la Coordinadora Continental Bolivariana como parte del eje del mal y del terrorismo internacional, al vincularlos a ellos con los procesos revolucionarios y progresistas de América, como los que promueven Hugo Chávez en Venezuela, Rafael Correa en Ecuador, Evo Morales en Bolivia y Fernando Lugo en Paraguay”, indicó.

Señaló que los medios de la derecha también han intentado utilizar la imagen de este movimiento para atacar a las organizaciones y gobiernos progresistas que ellos admiran y apoyan, a pesar de que reiteradamente han aclarado que no existe vinculación directa entre los mismos.

“Hemos aclarado a la prensa que esta es una instancia desde los pueblos y desde las organizaciones sociales, por lo que no están involucrados en este proyecto los Estados ni sus dirigentes”, enfatizó.

Mentiras desmontadas que no fueron aclaradas

Uno de los casos más representativos de manipulación comunicacional se evidenció tras el abordaje que los medios de la ultraderecha le dieron al supuesto hallazgo del computador de Raúl Reyes, refirió Carlos Casanueva.

“Algunos medios no recuerdan o no dijeron que el jefe de inteligencia colombiano examinó esos computadores y dijo en un informe ante el magistrado colombiano que lo que allí encontraron no son correos electrónicos sino documentos de Word, que por lo demás habían muchos que se manipularon. Por lo tanto, esa no es una prueba para configurar un delito o hacer una acusación”, sentenció.

Insistió en que a pesar de la declaración ofrecida bajo juramento de este oficial de inteligencia, todavía se sigue vinculando a los mandatarios latinoamericanos progresistas, con ese argumento que “no es legal pero que comunicacionalmente se instala como una verdad para hacer un juicio político”.

Por otra parte, dijo que cuando asistió en calidad de Secretario General de la organización al segundo congreso de la CCB, “un evento abierto y público con presencia de la prensa”, realizado en el 2008 en Quito, Ecuador, se le tomó una fotografía junto a más de quinientos delegados, la cual fue presentada días después por el diario El País, de España, con el alegato de que esa era la prueba de que Raúl Reyes estuvo presente en dicha actividad.

“Resulta que ese señor de barba que aparece en la foto era yo, y atrás de mi habían dos dirigentes del movimiento del pueblo Vasco, de España, que entraron legalmente al país con sus pasaportes y esa fue la vinculación terrorista ETA- FARC que los medios reaccionarios plantearon ante la opinión pública”, detalló. No obstante, refirió que a pesar de haber hecho la respectiva aclaratoria para que se desmintiera la información, “ellos nunca lo hicieron”.

Después, relató Casanueva, estos mismos medios se inventaron que el Secretario General del Partido Comunista Argentino, Patricio Echegaray, era el Ministro de Interior Ecuatoriano. “Sobre eso también se hizo el desmentido pero tampoco lo aclararon, porque esa es la estrategia, instalar mentira tras mentira que algo queda”, afirmó el luchador social.

Medios reaccionarios en contra de Lucía

La manipulación más reciente en contra de la dirigencia progresista y revolucionaria latinoamericana, de acuerdo a la información suministrada por el Secretario General de la CCB, se relaciona directamente con Lucía Moret, la estudiante mexicana que sobrevivió en el 2008 los ataques del ejército colombiano en la frontera con Ecuador, quien ahora aspira convertirse en diputada.

En ese sentido, Casanueva reveló que los medios reaccionarios de México, Ecuador y Colombia, están intensificando una campaña en contra de Moret para impedir su triunfo en las elecciones del senado mexicano del próximo 5 de julio, alegando que con su ascenso a esta tribuna, los terroristas tendrían una representación parlamentaria en dicho país.

Explicó Casanueva que actualmente hay un pedido de extradición contra Lucía Moret por parte de un juez ecuatoriano “de la derecha fascista”, con un acompañamiento comunicacional muy fuerte que pretende hacer ver que ella era colaboradora de la guerrilla y por lo tanto, colaboradora terrorista. “O sea, que quieren transformar a quien fue victima de un alevoso ataque internacional y testigo de los crímenes que allí se cometieron, en victimaria”.

“Si Lucía, quien se está lanzando como candidata a diputada por el PT, resulta electa- que es lo más seguro porque va en un cupo plurinominal y en buena ubicación- ella podría contar la verdad de lo ocurrido en Sucumbíos y luchar por la justicia de los masacrados, sin el temor a una acción judicial de la extrema derecha del Ecuador, Colombia o México”, expresó.

“Ni un soldado yanqui en nuestra América”

La Coordinadora Continental Bolivariana es un movimiento que aglutina a diferentes organizaciones políticas, sociales, populares, revolucionarias y antiimperialistas de todo el continente, desde México, hasta la Patagonia. Además cuenta con el apoyo de una brigada internacionalista tanto del país Vasco, Galicia e Italia, como de otras naciones europeas.

Este proyecto latinoamericano, bolivariano y de liberación continental, busca rescatar el principio internacionalista de la libertad de los pueblos y la construcción del socialismo y la patria grande, apuntó Carlos Casanueva.

Una de las acciones que esta organización ha venido desarrollando desde el 2003, en el marco de ese contexto, ha sido la campaña “Ni un Soldado Yanqui en nuestra América”, la cual fue llevada a Quito, Ecuador, a través de una manifestación en la que se exigió a la embajada norteamericana, el retiro de la base militar de Manta, explicó el Secretario General de la CCB.

“A República Dominicana llevamos una campaña parecida en contra de las tropas extranjeras en la ocupación de Haití y en Colombia estamos levantando otra campaña para exigir el retiro, no solamente de asesores, sino también de las tropas mercenarias que se han involucrado en el conflicto colombiano”, agregó.

Otra labor que adelanta la CCB es la lucha por la libertad de todos los presos políticos del imperio. Al respecto, Carlos Casanueva manifestó que la organización no desfallecerá en la batalla por lograr la liberación de los 5 presos cubanos que se encuentran en Estados Unidos, la de los comandantes de las FARC Simón Trinidad y Sonia, y la de los presos políticos mapuches y peruanos, entre otros, que también sufren los embates del colonialismo imperialista.

También han levantado manifestaciones en todo el continente americano para promover el acompañamiento de un proceso de paz con justicia social, en Colombia, avalando el acuerdo humanitario de prisioneros y la instalación de un gobierno democrático de unidad nacional y bolivariana, informó el dirigente de la CCB.

“A través de estas acciones, demostramos al mundo entero que los pueblos se oponen y ejercen la acción concreta contra esa presencia, contra ese tutelaje y contra ese colonialismo norteamericano”, exclamó.

Derribar las mentiras para no ser presa de la manipulación

En chile, relató Casanueva, existe un amplio conocimiento popular en torno a la manipulación mediática. “Nosotros lo vivimos con la campaña constante que hizo el Mercurio contra el Presidente Allende, inventando lo mismo que se está inventando acá (en Venezuela) que le van a quitar los hijos a la gente y que le van a quitar la patria potestad (…)”, resaltó.

Todas esas campañas de mentiras, asintió el combatiente progresista, pretenden generar dudas en la población y sentar las bases de lo que a su juicio sería la segunda etapa o la fase militar de la estrategia imperialista, en la que podría llegar a instalarse “el golpe y el fascismo”.

No obstante, Casanueva manifestó estar seguro de que ese nivel de consciencia que se está levantando en la Venezuela Bolivariana, “que es una bandera de esperanza para todos nuestros pueblos”, se mantendrá firme. Pero determinó que esa firmeza se va a profundizar en la medida en que el pueblo tenga claridad.

Partiendo de esa premisa, sugirió que desde los movimientos populares, los medios de comunicación progresistas y alternativos, se vayan derribando esas mentiras, “haciendo todas las aclaratorias que sean necesarias para que los pueblos no sean presa de esas campañas mediáticas”.

Carlos Casanueva confesó sentirse satisfecho por la labor desarrollada, a pesar de que los medios lo tilden, a él y a sus compañeros de lucha, de “criminales o terroristas”. Sobre ese aspecto, recordó que a todos los revolucionarios, en toda época, también se les ha tratado como criminales. “A Bolívar, por ejemplo, se le catalogó como bandolero, pero eso no impidió que liberara a nuestra América”, puntualizó.