Jorge Zabalza y el PC de Uruguay ante los gusanos cubanos

21.Sep.10 :: Batalla de ideas

Debate en la izquierda uruguaya…

No comparto íntegramente los conceptos del PCU, sí, en cambio los de Pereira Faget. Me parece muy válido difundirlos. Moraleja: antes del 2009 era cosa vieja y sabida, que el Pepe se abraza con las culebras más venenosas, por consiguiente el PCU sabía que si se abrazaba con Mujica, se estaba abrazando con culebras por tabla. Conclusión política: los acuerdos “junta votos” lesionan los principios, sería bueno aprenderlo de una buena vez por todas.
Abrazos.
Jorge Zabalza

El Partido Comunista de Uruguay ante la presencia de autodenominados “disidentes cubanos”: DECLARACIÓN.

El Partido Comunista de Uruguay denuncia ante la opinión publica, el operativo político-mediático de sectores de la derecha uruguaya que “patrocinaron” a la delegación de autodenominados “disidentes cubanos” integrada por Alejandro González Raga, Elena Larrinaga, presidenta de Federación de Asociaciones Cubanas, y Blanca Reyes, cofundadora de las “Damas de Blanco”. Informa que el gobierno cubano denuncio con pruebas escritas que las “Damas de Blanco” son financiadas por la Fundación Nacional Cubano-americana (FNCA) y la extrema derecha de Florida, representada por la congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen, que «estimuló las actividades de estos grupúsculos, como justificación para recibir la financiación del gobierno estadounidense para la FNCA. Confirma además el gobierno cubano, la participación del representante estadounidense de la Sección de Intereses de los Estados Unidos en La Habana (SINA), las reuniones regulares con las “Damas de Blanco” y los salarios de 1500 dólares mensuales de Martha Beatriz Roque y Blanca Reyes y como la SINA entrega este dinero. El PCU condena la violación flagrante del derecho internacional y particularmente la Convención de Viena, de 1961, para las relaciones diplomáticas y consulares, cuyo Artículo 41 subraya que los diplomáticos están obligados «a no inmiscuirse en los asuntos internos» de los países anfitriones y reclama el levantamiento del bloqueo a Cuba votado por las Naciones Unidas Manifiesta por lo anterior que para el Partido Comunista de Uruguay -desde un punto de vista moral, ético y político- es inaceptable que nuestro gobierno reciba a estos personajes, que con sus acciones terroristas han costado la vida a 3.470 cubanos y generando la parálisis definitiva a otros 2.099 , que invadió militarmente, que impulsa sanciones económicas crueles e inhumanas que afectan gravemente al bienestar de toda la población desde el 6 de julio de 1960, y que libra una guerra política, diplomática y mediática sin descanso contra Cuba y su opción por el socialismo. Agradecemos al Pueblo y gobierno de Cuba su solidaridad constante para nuestro país, expresada en el Hospital de Ojos, en el programa educativo “En el país de Varela, yo si Puedo”, en la Escuela Latinoamericana de Ciencias Médicas donde se han graduado más de 300 jóvenes uruguayos y estudian otros 400. Por último si de prisioneros políticos se trata, reclamamos al gobierno de los Estados Unidos y ala comunidad internacional la inmediata liberación de los 5 prisioneros cubanos “supuestos espías” condenados a varias cadenas perpetuas en cárceles norteamericanas.

SE EQUIVOCÓ FEO EL PRESIDENTE

El Presidente Mujica recibió a la delegación opositora al sistema social cubano, (porque no hay que confundirse, estos personajes que reclaman libertades preconizan la restauración del capitalismo y la entrega del país al imperialismo norteamericano que tiene desde hace 50 años bloqueada a Cuba) argumentando que es “el Presidente de todos los uruguayos”.

Mujica comete en esta cuestión tres errores, a mi juicio graves:

Dice (como antes Tabaré Vázquez) que es el presidente de todos los uruguayos. Es cierto, pero llega a la Presidencia, por decisión de la “mayoría” de los uruguayos que le dan su voto por el programa que expone y por su perfil político. Esta es la ley de la democracia:: aplica el programa, votado mayoritariamente, y respeta los derechos de la minoría. Nada más que eso. Es absurdo que haga una “ensalada” con todos los ingredientes programáticos de la mayoría y la minoría porque es el “Presidente de todos” y con la visión del mundo que “tienen todos”, que no es la del Partido que lo llevó al gobierno.

En segundo lugar, comete un gravísimo error (por no decir otra cosa más gruesa): con su actitud está interviniendo en un problema interno de Cuba que es un país con el cual, el Partido que lo llevó al gobierno ha mantenido estrechas relaciones de amistad y solidaridad en su larga lucha en defensa de su autodeterminación. Preguntamos ¿Uruguay ha cambiado de política exterior? ¿O es una “señal” oportunista para quedar bien con el que hasta ahora ha sido el patrón de América Latina,exceptuando a Cuba?

En tercer lugar –y esto es muy lamentable- Mujica niega su propia historia personal y política. Todos sabemos de donde provino la “inspiración” tupamara que marcó diferencias sustanciales con otros sectores de la izquierda uruguaya en el dramático período de la represión pachequista. Es respetable su autocrítica de los errores cometidos por él y su grupo en esa época pero entre ésta y la recepción a enemigos de la Cuba Socialista, hay tal distancia y caída en el tobogán de la indignidad, que huelgan más comentarios.

Ruiz Pereyra Faget