Comandante Jorge Briceño: los pobres del campo y la ciudad, seguiremos tu ejemplo

27.Sep.10 :: Batalla de ideas

En Chile recuerdan al comandante asesinado.

Los perros del fundo compartieron conmigo su comida:
unos pellet en forma de huesitos
que mi abuela sazonó con grasa y sal,
una exquisitez que me prohibieron divulgar
como las sopaipillas de afrecho
fritas con agua de pozo.
Casi me convencen de que el hambre
era un regalo de dios, que había que padecer
con entusiasmo, para ganarse el cielo.
La conciencia me la despertó el hambre de otros.
(Poema PPM, en huelga de hambre)
Cuando un revolucionario, toma la decisión de dedicar su vida a la liberación de la humanidad, a dejar atrás la larga noche de la prehistoria capitalista, es producto de un largo proceso dialéctico, que llega a un determinado estadio de conciencia de clase, donde entiende que la muerte, es una posibilidad cierta, con la que se puede encontrar en cada recodo del camino. Es una probabilidad, con la que se vive a diario, porque el enemigo de clase no descansa un sólo instante en eliminarnos, pensando que así, detendrá los procesos sociales, de los cuales el revolucionario, es sólo un interprete.
En estos días, nos golpeó la noticia, de que el Estado narcoparamilitar de Colombia, títere del imperialismo yanqui, habría asesinado, a uno de los mejores hijos del pueblo colombiano y de la América bolivariana, el comandante Jorge Briceño; un verdadero comunista, un revolucionario que estuvo dispuesto a dar su vida por la causa de la liberación de los pobres y explotados, y que como miles de seres humanos concientes –obligados por la acción del fascismo imperialista-, no nos dejan mas camino, que el enfrentamiento militar, para el logro de una sociedad mas justa y mas humana.
Es la burguesía transnacionalizada y su oligarquía, faldera del imperialismo internacional, la que asesina y desplaza millones de seres humanos en Colombia, para que las transnacionales cultiven la coca que trafican a nivel planetario y lavando el dinero obtenido, en los paraísos fiscales del capitalismo y en los más grandes bancos de los Estados Unidos. Esa misma burguesía, como clase dominante, es la que ha colocado al margen de todo progreso, a tres cuartas partes de la humanidad, los cuales deben entender que la única forma de triunfo, es la organización, para subvertir la institucionalidad fascista burguesa, que el propio Comandante Briceño lo retratara magistralmente: “A nosotros, nos importan un carajo la Constitución y las leyes, porque estamos fuera de ellas”.
Los que hemos sido dejados fuera de la sociedad capitalista, como verdaderos parias, somos los que hoy nos enfrentamos al enemigo mas despiadado que haya tenidos jamás la humanidad; ese capitalismo que diariamente mata seres humanos de hambre, millones de seres humanos mueren por enfermedades que son curables y tratables, ese capitalismo que tiene condenado al planeta entero a desaparecer por el desastre ecológico y humanitario, que han conducido las oligarquías dirigenciales de la burguesía fascista.
Es esa burguesía y oligarquía, la que hoy “celebra” y propagandiza, el asesinato del Comandante Briceño, para que los revolucionarios colombianos no se transformen en el ejemplo a seguir por los pobres del campo y la ciudad.
Necesitaron dos días de bombardeo con aviones y helicópteros descargando día y noche bombas de quinientos kilos, para acabar físicamente con un revolucionario ejemplar, pero lo que no saben, es que tras la desaparición física, del “Mono Jojoy”, se levantarán miles de combatientes revolucionarios, que levantarán su fusil herido. Las toneladas de bombas, no paralizarán el andar de las FARC-EP y la revolución colombiana, ni la de nuestra Indo América; las ruedas de la historia se han echado andar y no las detendrán.
Para los pobres del campo y la ciudad, la orden de combate está dada, en ese afán, debemos tener la grandeza y estatura moral, para recoger el fusil del Comandante Jorge Briceño, el mismo fusil dejado por el Che Guevara, Miguel Enríquez, Roby Santucho y Manuel Marulanda; el ALTO MANDO DE LA REVOLUCIÓN INDO AMERICANA ya nos dejó su legado; ahora sólo nos resta continuarla.
Hoy sólo podemos decir, que la vida del Comandante Briceño, consagrada a la revolución, ayudó en gran parte, a empujar el sol, para que se acerque la madrugada, para los pueblos condenados por el imperialismo internacional. La guerrillada Fariana, al igual que nuestros hermanos mapuches, en permanente lucha contra el imperialismo, saben de lo que hablamos y muy bien lo grafican los PPM de las cárceles del Estado fascista chileno, cuando plantean que “el hambre es una desgracia imperdonable, que hoy ocupo como fusil, en esta guerra fabricada por la ley y sostenida por la religión”.
¡Comandante Jorge Briceño, seguiremos tu ejemplo, Hasta la Victoria!
Con el PUEBLO, como Fuerza Principal Político-Militar,
Con la vanguardia, creando CONCIENCIA Revolucionaria y
Con el FUSIL, como guía de la lucha histórica y constante.
POR LA RAZON Y LA FUERZA, LOS TRABAJADORES AL PODER
SÓLO PODEMOS LA VÍA REVOLUCIONARIA
COMBATE O MUERTE
Desde algún lugar de Chile, Septiembre de 2010
Movimiento de Izquierda Revolucionaria – Ejército Popular Revolucionario (Batallón Chile)