Desafios del movimiento sindical en Venezuela

01.Jun.09 :: Batalla de ideas

Análisis sobre el complejo rol de los sindicatos, principalmente petroleros, en la Venezuela Bolivariana

Siendo Cuba la Revolución Socialista más cercana a la bolivariana, su lumbre de ejemplo nos guía. A continuación resumimos los preceptos de la Central de Trabajadores de Cuba cuya organización representa los trabajadores organizados sindicalmente .

• La CTC y sus sindicatos son organizaciones de masas. Por su carácter no son organizaciones del partido, ni estatales; son autónomas y en ellas sus miembros aprueban sus propios Estatutos y Reglamentos, discuten y toman acuerdos democráticamente en asambleas, eligen periódicamente y revocan en su caso a sus directivas.

• La CTC y sus sindicatos reconocen abierta y conscientemente la dirección superior del Partido como destacamento de vanguardia y máxima organización de la clase obrera, acogen, hacen suya y siguen su política.

• La CTC agrupa a los trabajadores cubanos, hombres y mujeres, sin distinción de profesión, oficio o especialidad, ni de convicción religiosa, organizados sindicalmente, que ingresan voluntariamente en ella y aceptan sus Estatutos.

• Apoya, defiende y fortalece el poder revolucionario.

• Sostiene la unidad como elemento fundamental.

• Protege los derechos de los afiliados, desarrollando constantemente su papel como representante de ellos y sus intereses.

• Fomenta el amor a la Patria Socialista , la vigilancia revolucionaria y la participación en la defensa nacional.

• Moviliza a los trabajadores por alcanzar los objetivos económicos, políticos y sociales que materialicen los intereses fundamentales del país.

• Considera imprescindible la necesidad de la unidad fraternal, la colaboración y la solidaridad de los trabajadores internacionalmente y lucha por la paz como expresión de autodeterminación de cada pueblo.

• Educa a los trabajadores para su participación activa en la dirección de la economía y la gestión administrativa en todos los niveles.

• Vela por el cumplimiento de los deberes laborales y sociales de los trabajadores.

• Lucha por el estricto cumplimiento de la Legislación Laboral del país y de los Convenios Colectivos de Trabajo.

• Promueve la formación de sólidos preceptos morales, donde el trabajo sea el valor fundamental.

• Lucha por la elevación cualitativa de las condiciones de vida y de trabajo del trabajador y su familia.

• Promueve y estimula la aplicación de la ciencia y la técnica como elementos básicos para el progreso del país.

• Presta especial atención entre los trabajadores a las mujeres y los jóvenes, así como a los jubilados.

• Reconoce y estimula a los trabajadores y colectivos que más se destaquen en el cumplimiento de sus labores en la producción y los servicios.

• Promueve el desarrollo del deporte, la cultura y la recreación entre los trabajadores

RELACIONES ESTADO-MOVIMIENTO SINDICAL

El Estado garantiza un importante lugar al Movimiento Sindical en la sociedad cubana, respecto no sólo a todo lo relacionado con la legislación laboral y el control de su aplicación, sino además como organización a favor de los empeños sociales para bienestar del país y del pueblo en general.

Un factor determinante en la caracterización de las relaciones Estado-Movimiento Sindical resulta la naturaleza de clase de ambos, tienen la misma naturaleza de clase, por tanto, la actividad de ambos persigue objetivos comunes, aunque cada cual los logra con identidad propia. Sus relaciones se caracterizan por la cooperación, la comprensión mutua y la aspiración de dar soluciones óptimas a los problemas que conciernen a los trabajadores y a todo el pueblo.

El Estado Cubano, reconoce, protege y estimula a las organizaciones sindicales, y le ha asegurado a las mismas grandes posibilidades de ejercer influencia real en todas las esferas de la vida social. Ningún problema que afecte a los trabajadores es tratado sin tomar en cuenta en criterio y la participación de los sindicatos, espíritu registrado en la propia Constitución de la República , donde en su Artículo # 88, otorga a la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) el derecho a la iniciativa legislativa.

Es por ello también que en el Parlamento son miembros plenos varios dirigentes sindicales de diversas instancias de dirección sindical e incluso está representado en el Consejo de Estado, máximo órgano de gobierno ejecutivo en el país, igualmente sucede en las instancias de gobierno en el ámbito de Provincias y Municipios.

Toda institución administrativa, partiendo del propio Ministerio del Trabajo y la Seguridad Social , toma en consideración las opiniones de la CTC y sus sindicatos en la aprobación y puesta en marcha de los diversos instrumentos jurídicos que adopten, asignándose al movimiento sindical el papel de contrapartida, con facultades para exigir y controlar el cumplimiento de la legislación laboral en general.

EN VENEZUELA EL MOVIMIENTO SINDICAL PETROLERO DEBE ASUMIR UN PAPEL PROTAGÓNICO EN LA CONSTRUCCIÓN DEL SOCIALISMO

Ante la cercanía de las elecciones sindicales petroleras toda una serie de distracciones y desvíos lanzan un manto de confusión en la sociedad venezolana.

Varias planchas salen a la palestra pero se confrontan solo dos visiones del mundo: la Socialista y la capitalista.

La capitalista pondrá como cabeza de playa las reivindicaciones desmedidas, las mentiras y desinformaciones.

La Socialista propone la continuidad del proceso revolucionario bajo la conducción del Comandante y la posibilidad de demostrar que solo la Ideología de la Clase Obrera es capaz de redimirnos. El movimiento sindical petrolero tiene hoy la posibilidad de asumir un papel protagónico en la construcción del Socialismo o condenarnos a la ignominia.

Por nuestra condición de país rentista y escaso poder productivo, la clase obrera es de pequeñas dimensiones, de allí la importancia de la consolidación del movimiento sindical petrolero como vanguardia del movimiento sindical nacional. Su fortalecimiento en el pensamiento Socialista, será ejemplo para el resto de los sectores.

El movimiento sindical petrolero vive momentos de renovación y debe dirigir todo su empeño al fortalecimiento del Gobierno Revolucionario, por ser este verdadero representante de los obreros, de los campesinos y de todo el pueblo. Así lo ha demostrado su determinación reciente de no afectar a los más desposeídos ante la llegada de la crisis económica mundial. De mantener las plazas de trabajo y las misiones sociales.

La sociedad venezolana espera que el movimiento sindical petrolero lo dé todo por defender las conquistas alcanzadas con el triunfo revolucionario y esté siempre a favor de su existencia como garantía del bienestar de las mayorías.

El Estado Socialista y el movimiento sindical petrolero, por ser ambas de igual naturaleza de clases, sus relaciones deben caracterizarse por la cooperación, la comprensión mutua a fin de poder dar soluciones a los problemas que conciernen a los trabajadores y a todo el pueblo.

En su deber ser, el movimiento sindical petrolero sería una organización conducente y convocante de los trabajadores a favor de los empeños sociales, es decir, un instrumento de incorporación de los trabajadores en la lucha por la defensa del Socialismo. El papel de protagonista social que juega hoy en Venezuela, le debe dar un sentimiento de orgullo y de responsabilidad histórica de ser un factor decisivo en la construcción de la estrategia de desarrollo económico, político y social del país.

Ante la presencia de factores sindicales de infiltrados al servicio de los oligarcas, en las próximas elecciones sindicales petroleras la unidad de los factores revolucionarios se hace imprescindible. Para ello se debe concretar un plan de acción que permita demarcar bandos, esclarecer al resto de los trabajadores y avanzar.

Para demarcar bandos ante la opinión pública hay que aclarar que, la oligarquía sindical petrolera, buscará conducir a los agremiados a presentarse de forma independiente y aislada, como ajenos al resto de la sociedad, a exigir reivindicaciones insostenibles, a amenazar con paros y desabastecimiento. Argumentarán que la renta petrolera es el fruto de una especie de asociación privada de obreros que se consideran ajenos al futuro de la Revolución Socialista Venezolana o que el Estado Revolucionario es el enemigo a enfrentar.

El sindicalismo oligarca, aquellos que dentro del movimiento obrero están al servicio de las clases oligarcas nacionales e internacionales, utilizará la ventaja social del gremio petrolero dentro del aparato productivo del país como arma de chantaje, reclamando beneficios contractuales que no consideran el plan general de la nación y como si eso no nos diera suficientes señales de su naturaleza, despreciarán el internacionalismo o cualquier acto solidario. Degollarán la Revolución a como de lugar.

Por su parte, las tendencias revolucionarias tendrán la unidad como elemento fundamental dentro del movimiento sindical petrolero para deslindarse del sindicalismo oligarca.

Como primera instancia su organización apoyará, defenderá y fortalecerá el poder revolucionario, fomentando el amor a la Patria Socialista , la vigilancia revolucionaria y la participación en la defensa nacional. Movilizará a los trabajadores por alcanzar todos aquellos objetivos que materialicen la distribución de la renta, de manera de construir unas relaciones sociales donde cada uno aporte de acuerdo a sus capacidades, y reciba conforme a sus necesidades. Donde el trabajo sea el valor fundamental en la realización del humano, y donde se reconozca moralmente a quienes se destaquen en el cumplimiento de sus labores a favor de la sociedad.

Finalmente el movimiento sindical revolucionario debe considerar imprescindible la solidaridad internacionalista como única expresión de una sociedad universalmente desarrollada, producto de la historia y del control humano de sus fortalezas y el respeto por la vida.

Cumpliéndose las premisas anteriores los sindicatos no estarán en contradicción con las formas de Propiedad Social, al contrario, serán motor de profundización y movilización.